...no importa de donde vengas o de donde seas,
no interesa a nadie.
...no importa si tienes mucho o poco poder social o económico,

no interesa a nadie.
...no importa si estas en un alto o bajo puesto laboral,
no interesa nadie.
...ni importa si tienes mucha, poca, o ninguna titulitis,
no interesa a nadie.
...no importa de que partido político seas,
no interesa a nadie.
SOLO IMPORTAS TÚ,

TU PERSONA.
...y todos tenemos en común una unica cosa: LA NATURALEZA.
Único requisito:
Movernos en un clima de RESPETO con nosotros mismos, con los demás y con el entorno en que vivimos.




Sí, somos diferentes ¿y qué? La diversidad es una riqueza.

Nos gusta ser diferentes y nos gustan los que son diferentes a nosotros, les respetamos y nos gusta que nos respeten ...y a veces hasta nos unimos y compartimos nuestras diferencias...pero sí, somos diferentes.

Disfrutamos del senderismo ¡VERDADERAMENTA DISFRUTAMOS! y cada cual tiene derecho a disfrutar como quiere.

Para nosotros DISFRUTAR DEL SENDERISMO es disfrutar del paisaje, con todos nuestros sentidos “oler”, “mirar” y hasta “observar”, “escuchar” y hasta “tocar” para lo que tienes que detenerte, cosa que nosotros nos permitimos; y hasta con el gusto disfrutamos… NO TENEMOS PRISA.

Para nosotros DISFRUTAR DEL SENDERISMO es disfrutar del momento, de las personas con las que hacemos el camino, niños, jóvenes, adultos y mayores… ¡¡nos gusta la diversidad y la integeneracionalidad!! EN TODAS NUESTRAS RUTAS, y si eso implica que tenemos que ir más lentos para que podamos estar todos VALE LA PENA …disfrutamos del senderismo "lento"-dicen algunos-...pues bien, no tenemos prisa, ya corremos bastante por la vida durante la semana.

Nos gusta hacer senderismo “caminando”; nos gusta detenernos ante personas o cosas que despierten nuestra curiosidad; nos gusta "pararnos" a sacar fotos; nos gusta saber el nombre de las plantas, flores y lugares que vemos a nuestro paso; no es grato ir conversando con el que tenemos al lado; valoramos y agradecemos el conocimiento, que personas altruistas, comparten con nosotros en la mayoría de nuestras rutas; nos gusta sentarnos a desayunar y compartir la pelota de gofio y la bota de vino ¡y como sabe ese desayuno al aire libre y en buena compañía! NO TENEMOS PRISA.

TIENES QUE SABER ESTO SI TE ANIMAS A “CAMINAR” CON NOSOTROS.


domingo, febrero 21, 2010

Ruta del Amendro en flor-Santiago del Teide
















Treinta de Enero de dos mil diez, bien tempranito pusimos rumbo a Santiago del Teide no sin antes hacer una paradita en la subida de Taucho para recoger al amigo Juan Antonio.
LLegando a nuestro destino inmediato y después de organizar el estacionamiento de los coches, nos decidimos a iniciar la ruta y comenzamos a andar de la mano de Juan Antonio, nunca mejor dicho porque él aceptó gustosamente la invitación que le hicimos para ser hoy nuestro guía. El en su cercanía y sencillez se nos dio a conocer al paso del camino que él mismo nos enseñaba. Nos adentró por esa tierra que tan bien conoce y de su mano recorrimos caminos que nos llevaron al encuentro de almendros en flor, tuneras, higuera y molledos, eras y corrales, canales y galerías de agua…Andamos entre un pinar joven producto de la reforestación, tomillos y poleos. De vez en cuando hacíamos una pausa en nuestro andar y contemplábamos a lo lejos el pueblo, mientras Juan Antonio nos introducía en su historia por medio de sus relatos los cuales escuchábamos atentamente.
Nos adentramos en las lavas del Chinyero y presenciamos como la naturaleza se impone en el desolado pero majestuoso malpaís deleitando nuestra vista al contemplar, a nuestro paso, los bejeques en la lava. Un paisaje que acaba de nacer.
Siguiendo el sendero marcado entre la lava llegamos casi a Arguayo, pero antes descansamos y almorzamos compartiendo juntos un buen rato. Después de ello ya seguimos el sendero en sentido descendiente hasta llegar a Arguayo donde aprovechamos que los conductores fueron a buscar los coches que habían dejado en Santiago del Teide, para visitar el pueblo y hacernos unas fotos.





Concluimos nuestro día de ruta con el bizcocho de Paula y un chocolate y café calentitos en la plaza de Arguayo donde nos despedimos y quedamos para la siguiente ruta no sin antes agradecer a Juan Antonio su agradable compañía y el hecho de querer compartir con nosotros sus conocimientos y su tiempo.